El culo de la Leona

lleonaEs posible que, paseando por la Plaça de Sant Fèlix, donde se encuentra el cul de la lleona (el culo de la leona), hayáis visto alguien que la besa. Según cuentan, hace muchos años, en la calle Calderers se encontraba “L’hostal de la Lleona”. Como reclamo para este establecimiento, encastada en la pared, había una columna a la que trepaba una leona. Cualquiera que pasara por ahí podía tocarle el culo sin dificultad alguna.

Esta acción se convirtió en una costumbre- ya se sabe la tendencia escatológica de las personas- de tal manera que incluso a quienes visitaban la ciudad se les recomendaba tocarle el culo de modo que, si así lo hacían, nunca más abandonarían la ciudad o, si lo hacían, volverían con toda certeza.

Con el paso del tiempo, la costumbre fue cambiando cuando, en lugar de tocarle el culo, alguien comenzó a besárselo. Y como -demasiadas veces- tendemos a imitar lo que vemos del resto, al cabo de poco tiempo todo aquel que pasaba por la calle se acercaba a ella para besarla.

El paso de los años no ha acabado con la costumbre. El hostal desapareció y la columna se desplazó a su lugar actual, frente a ka iglesia de Sant Fèlix. Ahora, a diferencia de lo que pasaba en su antigua ubicación, es necesario subir unas escaleras para cumplir el ritual con facilidad.

Por tanto, antes de acabar vuestro paseo, no olvidéis hacerlo. Si no sois de Girona, esta es una buena forma de garantizar vuestra próxima visita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>