La leyenda del Lobo

llopSi entráis a Girona por el portal de Sobreportes, es muy probable que paséis por la calle del Rei Martí l’Humà, una calle estrecha y oscura que a determinadas horas del día nos puede hacer sentir escalofríos. Desde siempre la gente ha tenido malas sensaciones al pasar por este lugar.

Muchas han sido las historias que se han contado sobre este rincón de la ciudad. Una, que impactó mucho a la población, narra la desgracia de un niño que fue engullido por un lobo. Una bestia hambrienta que, bajando por la Vall de Sant Daniel, se deslizó por la calle del Rei Martí en búsqueda de alguna presa a la que devorar.

Algunos dicen que unos cazadores asustaron al animal consiguiendo su huida, pero, ¡ya con la tripa bien llena! Otros dicen que el trágico suceso tuvo lugar durante la procesión y que los ruidos de los tambores y los gritos de la gente lo asustaron y se marchó. Pero nada de esto quedó escrito. La evidencia del terror que provocó la encontramos grabada en una piedra que había adosada en la calle y que actualmente se encuentra en el Museo de Arte de la ciudad. En ella se veía al lobo, con una cabellera parecida a la de un león, comiéndose a un niño. También cabe destacar que, desde entonces, la calle pasó a ser identificada popularmente como ¡”el carrer del llop” la calle del lobo!

Sea por esta calle o por cualquier otro lugar, hay que caminar desconfiando de aquellos que nos transmiten malas intenciones: cambiar de acera, si es necesario, y procurar pasear por lugares alumbrado, si es posible, ¡con buenas compañías!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>